Home » » Las 10 mejores series de DC en 2012

Las 10 mejores series de DC en 2012

Escrito por Raúl Peribáñez el lunes, diciembre 17, 2012 | lunes, diciembre 17, 2012

Sin orden ni sentido, listamos aquí las que pueden ser las 10 mejores series publicadas por DC Comics -y también por ECC- durante este año 2012.

Aquaman: Los cómics de Aquaman no suelen ser muy destacables, pero desde que el flamante equipo compuesto por Geoff Johns e Ivan Reis se ocupa de sus aventuras, que hay que recomendarlo encarecidamente. Ya en La noche más oscura era genial el tratamiento que se le daba a este personaje y, sobre todo, a su compañera sentimental, Mera. También en El día más brillante se hacía hincapié en estos personajes tan infravalorados en otros tiempos. Con motivo del Nuevo Universo DC se lanzó una serie regular donde, por fin, puede ganarse el respeto del público. Y vaya si lo hacen. Las historias son entretenidas, tienen algunos momentos verdaderamente divertidos y los dibujos son sensacionales. En EEUU ya se ha anunciado que Reis dejará los dibujos para trasladarse a la serie Liga de la Justicia, pero su primer encargo será precisamente un crossover entre esta serie y Aquaman, así que aún tendremos ración del Rey de los Siete Mares dibujada por el brasileño.

Animal Man: Animal Man es uno de esos personajes tan adorados como poco explotados. Hace tiempo le sacaron provecho durante la serie 52 y con la implicación de Grant Morrison -precisamente quien escribió en los años 80 la mítica etapa que protagonizó este personaje-, pero desde entonces, nada de nada... hasta esta serie de Jeff Lemire. Desde luego, algo bueno tenía que salir de recuperar para DC los personajes cedidos a Vertigo durante años. La serie es algo lenta, aviso, y los dibujos un poco feístas, pero es digna de estar en esta lista.

Batman: El Hombre Murciélago vuelve a vivir otra etapa dorada -y ya lleva unas cuantas a lo largo de este siglo-, esta vez gracias a los guiones de Scott Snyder y los dibujos de Greg Capullo. El único pero que se le puede poner es que DC está explotando el éxito en forma de crossovers innecesarios.

Batman and Robin (Batman y Robin): Este título surgió originalmente allá por 2009, cuando Grant Morrison todavía tenía las riendas del Hombre Murciélago y quería explorar las posibilidades de tener a Dick Grayson bajo la capucha y acompañado por el nuevo Robin: Damian Wayne. El británico se marchó, pero la serie continuó de la mano de Peter Tomasi y Peter Gleason, el mismo equipo creativo que tan bien lo estaba haciendo en Green Lantern Corps. Pese a que esta nueva etapa se vio ligeramente interrumpida por el relanzamiento masivo que supuso el Nuevo Universo DC, ahora sigue con normalidad número a número. Así pues, aquí tenemos las aventuras de Batman con su sidekick, lo cual no sería especialmente interesante de no ser por la fuerte personalidad de Damian. Y es que este muchacho es la oveja negra de la familia -con permiso de Jason Todd- por su forma de hacer las cosas. Es el verdadero motor de esta serie y el valor diferenciador respecto a las demás batseries.

Green Lantern: Esta es otra de esas series que apenas se han visto afectadas por los cambios en la continuidad, cosa normal si pensamos que Green Lantern es una de las franquicias que mejor le funcionan a DC Comics. Sin embargo, el relanzamiento le ha sentado muy bien a Geoff Johns, que ha aprovechado para poner a Sinestro como protagonista de la serie y a Hal Jordan como un secundario de lujo. Con ellos hemos viajado a Korugar para ver cómo se enfrentaban a los Sinestro Corps, también se nos han aclarado dudas que todavía quedaban pendientes por resolver sobre la Tribu Índigo... Eso sí, si eres de esos lectores agotados por la trama argumental del espectro emocional, mejor que evites Green Lantern. Si no es así, entonces adelante, aquí tienes más y mejor. A destacar la profesionalidad del dibujante Doug Mahnke: prácticamente hace todos los episodios y con una calidad incuestionable.

Green Lantern Corps: Con motivo del relanzamiento del Nuevo Universo DC, el guionista Peter Tomasi volvió a tomar las riendas del Cuerpo de linternas verdes. Y falta que le hacía. En el volumen anterior la calidad menguó cuando se marchó en el número 47 y desde entonces que se le echaba de menos. Otro que vuelve es Fernando Pasarín, que parece fijo en esto de las series cósmicas y escritas por Tomasi. En este caso, estamos ante una serie que explora especialmente la situación posterior al evento 'La guerra de los Green Lanterns'.

Flash: Soy el primero que no veía con buenos ojos esto de relanzar a Barry Allen prácticamente desde cero, sobre todo cuando estaba tan reciente su regreso a la vida en Crisis Final. Pero todo hay que decir que Francis Manapul y Brian Bucellato han resuelto bastante bien la papeleta con historias muy entretenidas y, sobre todo, con un arte increíble. Porque al margen de que el tratamiento es el adecuado -aparentemente, inspirado por el trabajo anterior de Geoff Johns-, el dibujo es explosivo. Cada página es una auténtica delicia.

Justice League Dark (Liga de la Justicia Oscura): Al principio, uno piensa que esta serie viene por ese empeño de igualar la franquicia de la Liga a la de los Vengadores de Marvel, la cual ha tenido multitud de series estos últimos años. Seguramente, no iríamos muy desencaminados, pero... lo cierto es que esta serie es buena, independientemente de si llema Liga de la Justicia o como sea. Atentos a los dibujos de Mikel Janin, por cierto.

Swamp Thing (La Cosa del Pantano): No soy un fan de este personaje. Reconozco que ni la famosa etapa de Alan Moore me apasiona especialmente. Supongo que hay personajes con los que no consigo encariñarme. Pero independientemente de esto, todo hay que decir que esta nueva serie realizada por Scott Snyder y Yanick Paquette me gusta. 

Wonder Woman: Después de las malas experiencias viendo a Brian Azzarello intentando escribir cómics de superhéroes, era normal pensar que esta serie de Wonder Woman iba a ser un nuevo desastre. Los más pesimistas incluso insistiamos en que el dibujante Cliff Chiang se iría a los pocos episodios, como pasó con Green Arrow y Canario Negro. Pues bien, nos tenemos que comer nuestras palabras: la serie es excelente en todos los sentidos y aunque el artista se ausenta de vez en cuando, Tony Akins le suple manteniendo su estilo.

0 comentarios :

-->